Mostrador blanco con cajones

Mostrador blanco con cajones

Mostrador blanco con cajones

Mostrador blanco con cajones

Mostrador de color blanco, con frontal en semicírculo. Se trata de un mostrador práctico, con un muy buen acabado en melamina de color blanco.

En la parte superior, dispone de una marquesina de diez centímetros, ideal para la colocación del TPV, ofreciendo una zona de trabajo. En dicha marquesina, se ha colocado un embellecedor funcional de color blanco, muy útil para la colocación de la máquina de cobro de tarjetas de crédito.

Mostrador blanco con cajones

El mostrador dispone de un zócalo inferior de tres centímetros, rectangular y de menores dimensiones que el resto del mueble, para que de esta manera, se cree un acabado más dinámico. Al mismo tiempo, permite un fácil desplazamiento del mostrador, para poder realizar labores de limpieza o de distribución.

Detalles técnicos

REF: MB/CJG

Este mostrador se ofrece en diversas medidas y acabados. El cliente puede solicitar las medidas que requiera para su establecimiento. El que se ve en la imagen tiene unas dimensiones de 900 mm de longitud x 55 de anchura x 110 de altura. Tanto la anchura como la altura son las medidas estándar por su utilidad y funcionalidad. No obstante, pueden variar a gusto del cliente. La longitud, será la que se requiera para cada tipo de establecimiento.

Los colores también son personalizables.

PRECIO: 599 €.

Distribución interior

El mostradorMostrador blanco con cajones vista interior dispone de un gran espacio de almacenamiento. En la parte superior encontramos dos cajones. Bajo ellos, se ha realizado una disposición de baldas y estantes que crean un total de ocho espacios. El espacio central tiene las medidas idóneas para la colocación de una CPU con la que funcione el TPV de la parte superior. El resto de espacios son regulables en cuanto a altura.

Como se puede apreciar, hay dos salidas en la parte superior del mostrador blanco con cajones, en la marquesina. El frontal interior del mostrador está hueco, permitiendo que el cableado pueda pasar por él, y así, conseguir que no se vea ningún cable.